NEUROCIENCIA Y MAGIA.

NEUROCIENCIA Y MAGIA.

No es demasiado aventurado decir que los primeros estudiosos de la percepción fueron magos. Los magos son, ante todo, los artistas de la atención y de la conciencia. Manipulan el enfoque y la intensidad de la conciencia del espectador a través de las ilusiones visuales y cognitivas que enmascaran la percepción de la realidad física.

Nuestro cerebro no percibe el mundo exactamente tal y como es. Es una maraña de neuronas es una máquina de aproximar. Un dispositivo que funciona haciendo predicciones grosso modo. No nos cuenta qué ocurre exactamente en el exterior de nuestro cuerpo, nos da apenas las principales pinceladas del boceto para que nosotros completemos todo lo demás. Este es el gran puente que une magia y neurociencia

Por ejemplo, las ilusiones ópticas son como bugs en nuestro cerebro. Esos errores son los que explotan los magos y que los neurocientíficos para entender cómo funciona exactamente la visión, otros profesionales del engaño se aprovechan de los bugs de nuestra memoria.

En definitiva, los magos usan la capacidad de nuestro cerebro para seleccionar los estímulos que son importantes para nosotros, como medida de “ahorro” en nuestro procesamiento del mundo. Así, al ser nuestra capacidad atencional limitada, los magos saben dirigirla hacia donde no está ocurriendo el truco para, de esta forma, sorprendernos al final. Esto, junto con varias ilusiones perceptivas, hace que la magia sea tan especial.

Los movimientos, la dirección de los ojos del mago, la ocupación de nuestra mente con otros contenidos complejos, el uso de ilusiones cómo las anteriormente comentadas…

Incluso a nivel cerebral, se han hecho algunos estudios de imagen sobre cómo percibimos un truco de magia. El mecanismo que funciona en esencia ante esto es una activación de la corteza dorsolateral prefrontal, más acentuada el hemisferio izquierdo. Básicamente, estas activaciones se atribuyen a la violación de la causalidad.

Desde que nacemos observamos los hechos del mundo para poder predecir lo que va a ocurrir después. Básicamente la magia nos dice que lo que estamos viendo es imposible; de hecho, las activaciones cerebrales que se documentan en diversos estudios se relacionan con lo que pasa en nuestro cerebro cuando escuchamos afirmaciones falsas, que contradicen nuestras creencias.

La psicología cognitiva puede desvelar y explicar los trucos, sin embargo, lo que verdaderamente nos gusta de la magia es mantener la expectación y no revelar nunca el secreto.

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Alguna duda?